Your browser version is outdated. We recommend that you update your browser to the latest version.

A esta nuestra distancia en el tiempo, la figura de Carlos de Foucauld se agranda, se nos enriquece de Evangelio, se monumentaliza desde la pequeñez y lo oculto que él tanto quiso para su particular existencia.

Será por eso que la figuración en la que le quisimos representar, se nos aparezca ascendente, pies grandes, en las arenas del desierto, y el corazón en lo alto, rojo, visible su amor para todo hombre.

Abajo algunas escenas de su vida, en cerámica, de una misma arcilla que él también trabajó con sus manos, cálida, muy cálida, que tan bien conoció y la sintió en su caminar.

Supo de la existencia de Dios y desde aquel día su entrega rúe total, y el misterio del desierto se hizo para Foucauld presencia de Dios, en perseverante soledad pero siempre en compañía del Espíritu.

Soledad, sin compañías en sus días, las semillas que sembraba, las de tanto Evangelio, parece que no crecía en aquellas arenas, pero hoy su palabra y su vida se ha transformado en muy fecunda, y crecen las fraternidades, las Comunidades, porque él se nos presenta como el hombre cristiano, universal, sin ataduras ajenas a la grandiosa libertad del Evangelio.

Antonio Oteiza

 

 

Volver al inicio de la sección

Hermano Carlos

Recursos

Relieves de Antonio Oteiza

La vida de Carlos de Foucauld en cerámica

18 relieves en ceramica de Antonio Oteiza

8 Relieves para orar con Carlos de Foucauld

8 relieves en ceramica de Antonio Oteiza para orar con Carlos de Foucauld

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?